La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

12 años después

Posted by Krigan en 9 abril 2011

Hace ya casi 12 años que se inventó el p2p. Intentando parar lo imparable, la industria de contenidos se dedicó ya desde 1.999 a demandar a Napster y otras empresas del p2p, llevándolas a la ruina por sentencia, pero no consiguieron que la gente dejase de descargar. Después, del 2.003 al 2.008, las discográficas estuvieron demandando a decenas de miles de internautas en Estados Unidos, pero tampoco así consiguieron nada.

Lo arriba mencionado es la vía ordinaria de represión legal. Cuando crees que alguien viola tus derechos, lo denuncias, y si el juez te da la razón el culpable recibirá su castigo, de acuerdo con la ley. Pero esto no funcionó, así que la industria empezó a pensar en métodos extraordinarios, como si todo nuestro sistema legal se debiera estirar como un chicle para cumplir con sus deseos.

Por ello, a partir del 2.008 la industria estuvo impulsando en un gran número de países la aprobación de las llamadas leyes de los 3 avisos. Si se detecta 3 veces que la IP de un usuario es usada para descargar, su conexión a Internet será cerrada durante varios meses, dejando sin Internet a toda la familia, incluso si es un vecino el que descarga aprovechando un router wifi mal protegido.

Naturalmente, a las telecos no les gustó la posible pérdida de miles de clientes, incluso si el que descarga es el hijo del titular, o incluso si el que descarga es el vecino. En el 2.008 parecía que medio mundo iba a adoptar las leyes de los 3 avisos, pero el lobby de las telecos empezó a reaccionar, y al final tales leyes se han aprobado en sólo 2 países, Corea del Sur y Francia. En ninguno de ellos los internautas han dejado de descargar, así que había que pensar en otra cosa.

Ya desde el 2.009, viendo que en algunos países como Estados Unidos y España el lobby de las telecos es más poderoso que el suyo, y que en esos países no se aprobaría ninguna ley de los 3 avisos, la industria de contenidos ideó una alternativa: bloquear las webs de enlaces. Lo cual es un pelín absurdo, dado que se puede descargar igual del p2p sin estas webs, pero sí son necesarias para la descarga directa (mientras nadie desarrolle un p2p de enlaces, claro). Como resultado de ello ha sido aprobada en febrero la ley Sinde en España.

¿Servirá de algo? Por supuesto que no, sobre todo si tenemos en cuenta que un organismo administrativo norteamericano llamado ICE ha estado procediendo al bloqueo de nombres de dominio de webs de enlaces desde junio del año pasado, y lo que ha pasado es que tales webs, en lugar de cerrar, en su gran mayoría simplemente han cambiado de nombre de dominio. Y si algún día bloquean su IP, simplemente la cambiarán como han hecho con el nombre de dominio.

En 12 años hemos pasado del uso ordinario del sistema legal a la aprobación de leyes extraordinarias, encaminadas a castigar seas culpable o no, y eliminando a los jueces porque les resultan molestos con sus sentencias absolutorias. Leyes que ya se ha visto que no les funcionan, incluso antes de ser aprobadas en nuestro país se ha comprobado que tales medidas no han servido de nada en otros países.

Asistimos pues al curioso espectáculo de que ahora la industria quiere aprobar en Francia una ley similar a nuestra ley Sinde, porque su ley Hadopi no les va, mientras que en España la industria vuelve a la carga pidiendo una ley como Hadopi, porque ya saben de antemano que la ley Sinde no va a rular. ¿Va a ser esta la principal tarea de los legisladores de todo el mundo los próximos 12 años? ¿Copiar los juguetes rotos de otros países? ¿No deberíamos tener alguna constancia de que una ley va a servir de algo antes de aprobarla?

Anuncios

2 comentarios to “12 años después”

  1. carlos said

    Hola Krigan, llego desde el blog de Enrique Dans y te dejo un comentario, que me gusta y se lo que se agradecen.

    Mi blog me gustaría tenerlo mas currado… en ello estoy.

    Soy un guerrero de los derechos de autor desde que tenia un moden a 56kbps y, como no, empece con Napster.

    Ten en cuent que en estados unidos, como bien dices, persiguieron con miles de abogados a individuos indefensos, sin los recursos para plantar una defensa legal efectiva, y mucha gente, menores de edad, universitarios programadores… sufrieron los embates y prefirieron pagar acuerdos de decenas de miles de euros antes que enfrentarse a un largo y costoso juicio para defender su inocencia.

    La guerra no ha sido incruenta, los nazis de los derechos de autor han sido indiscriminados y a mi me queda la injusticia que se permita a gigantes empresariales blandir su poder politico, economico y legal, contra sencillos ciudadanos que en algunos casos, eran niñas de 16 años que se habian bajado 20 canciones.

    El mundo empresarial lleva 200 años acaparando logros legales, igualandose a ciudadanos, consiguiendo casi todo menos votar y me temo que eso tambien lo han conseguido socabando el sistema con los lobbys y grupos de presion.

    Me he vuelto un objetivista neoliberal, entendido como la defensa del individuo y los derechos del hombre, por encima de banderas, credos, dogmas o EMPRESAS. Necesitamos que nos protejan de la voragine del poder, del la ceguera del grupo que se deja engañar, o la ceguera de la empresa que con la escusa del beneficio, se creen en derecho de matar y esterminar a quien se pone delante, por no decir robarte una idea o ponerte un vertido fecal.

    Un cordial saludo, Carlos

  2. muy bueno tu articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: