La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

Posts Tagged ‘discográficas’

Las dudosas cifras de la RIAA

Posted by Krigan en 16 julio 2010

Durante 5 años (del 2003 al 2008) la RIAA, la principal asociación norteamericana de las discográficas, se dedicó a demandar masivamente a los internautas de ese país bajo la acusación de que descargaban canciones del p2p. Sólo 2 internautas fueron condenados, y se sabe que varios fueron absueltos, pero ¿qué pasó con la mayoría?

Según la RIAA, en la mayoría de los casos el acusado aceptó pagar una indemnización de 4-5.000 dólares para no ir a juicio. Sin embargo, unas cifras sobre los ingresos que obtuvo la RIAA nos cuentan otra historia. En los años 2006, 2007, y 2008, que se supone que fueron los más intensos de las demandas, la RIAA sólo obtuvo un total de 1.361.000 dólares de las indemnizaciones.

De 30.000 demandas sin duda no menos de la mitad fueron en esos 3 años. Es decir, al menos 15.000 demandas, lo cual sale a un promedio de menos de 100 dólares por demanda. Claro está que la RIAA siempre ha admitido que los cargos fueron retirados en un cierto número de casos, como cuando demandaron a un muerto, o cuando la demandada fue una impresora en red de una universidad (sí, una impresora se bajaba canciones del p2p, o eso les pareció a ellos). Pero la RIAA siempre ha insistido en que, en la mayoría de los casos, el acusado aceptó pagar la indemnización.

Sin embargo, las cuentas no cuadran. La mayoría es al menos la mitad más uno. A menos de 100 dólares de media por demanda, «la mayoría» (superior al 50%) que pagó tuvo que estar pagando menos de 200 dólares cada uno.

Así que una de dos, o los acusados pagaban mucho menos de los 4.000 y pico dólares que asegura la RIAA que les cobraba, o los que aceptaron pagar fueron sólo una pequeña minoría. Si damos por buena la cifra de 4-5.000 dólares, los que aceptaron pagar tal cantidad fueron unos 300.

En consecuencia, de más de 15.000 demandas, hubo 2 condenas, unos 300 que pagaron para no ir a juicio, unos cuántos absueltos… y una gran mayoría (en torno al 98%) que salieron de rositas sin que ni siquiera hubiera juicio.

Las discográficas necesitan meter miedo. Nos dicen que hubo 30.000 demandas en Estados Unidos, pero tal vez fueron menos. Nos dicen que la mayoría de los demandados pagaba 4-5000 dólares, pero tal vez sólo pagó una pequeña minoría, o tal vez sólo pagaron menos de 200 dólares. Sólo 2 cosas son incuestionablemente ciertas: que tan sólo hubo 2 condenados en un país de 300 millones de habitantes, y que la propia RIAA abandonó su campaña de demandas hace ya 2 años. Por algo sería.

Posted in Uncategorized | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

11 años de p2p

Posted by Krigan en 26 junio 2010

Se han cumplido ya 11 años desde el nacimidento de Napster, la primera red p2p. Podríamos hablar largo y tendido de lo ocurrido en estos 11 años, pero vamos a hablar de lo que no ha ocurrido.

El negocio musical no se ha hundido. Por el contrario, la asistencia a los conciertos está aumentando, y crecen a velocidad de vértigo tanto las descargas de pago, cuyo principal exponente es iTunes, como el streaming de canciones, gratuito con anuncios, de Spotify.

Obviamente las ventas de CDs han bajado mucho, y continuarán bajando, pero ¿alguien esperaba otra cosa? Un CD es un trozo de plástico de 13 centímetros de diámetro, ¿cómo vas a meter eso en un reproductor portátil de nuestros días? Además, sólo contiene unas 12 canciones. ¿Se lo imaginan? Tener que andar cambiando de disco cada 12 canciones. Por si fuera poco, es posible que parte de esas 12 canciones no nos gusten. Para colmo, tienes que ir a la tienda a comprarlo, y es posible que no tengan el que andas buscando.

Tampoco se ha hundido el negocio del cine. Cada vez se hacen películas más caras, que cada vez dan más dinero. La película más taquillera de la historia del cine es Avatar, estrenada hace sólo unos meses. Las entradas de cine están aumentando y, en Estados Unidos, tanto las descargas de pago como el streaming gratuito con anuncios están teniendo un gran éxito. En España no… porque las productoras de cine todavía no les ha dado la real gana de ofrecernos eso (sólo ofertan pelis para verlas en  el ordenador, pero no pelis para verlas en la tele).

Las ventas y alquileres de DVDs también han bajado mucho, y seguirán bajando. Como es bien sabido, un DVD tiene el mismo tamaño que un CD, y contiene sólo una película, que también hay que ir a la tienda a comprarlo (o al videoclub a alquilarlo), y que tal vez no tengan disponible la que andas buscando.

En definitiva, lo que sí ha sucedido es que el CD y el DVD se han quedado obsoletos. Lo que no ha ocurrido es que se haya hundido el negocio del cine y la música, y ni tan siquiera se ha hundido la venta de copias, simplemente ahora se hace por Internet. ¿Y los libros? También las ventas de libros electrónicos están subiendo a velocidad meteórica.

Esto es la realidad, pero la industria de contenidos sigue proclamando a los 4 vientos un futuro catastrofista sin ningún fundamento. ¿Futuro? El futuro ya está aquí, ya han pasado 11 años desde que se inventó el p2p. ¿Cuántos años más hemos de esperar a que llegue el Armagedón? ¿Mil años tal vez?

Si un chalado dice que el fin del mundo llegará el año que viene, ¿han de hacer los legisladores leyes especiales para afrontar el fin del mundo? Si alguien que no está chalado, pero que es parte interesada en lo que dice, nos asegura que el fin del mundo está próximo, a no ser que aprobemos leyes especiales para favorecerle, ¿hemos de creerle?

Los legisladores tienen la obligación de legislar en base a la realidad, basarse sólo en hechos contrastados, y no en las fábulas de los guionistas de Hollywood. Lo que la industria de contenidos se ha pasado 11 años pronosticando no ha pasado, ni está ocurriendo, ni va a suceder, no hay absolutamente ningún dato que indique que va a ser así.

Los políticos se juegan su reputación. Como decía Forrest Gump, tonto es el que dice tonterías. O el que se las cree. ¿11 años no son suficientes para ver lo que está ocurriendo? Pues muy ciego tiene que estar el que no lo vea.

En cuanto a la industria de contenidos, ¿cuánto tiempo más creen que van a poder mantener su discurso? Ya llevamos 11 años, ¿y cuando llevemos 15? ¿Y cuando ya sean 20? Sobre todo, ¿qué pasará el día en que los políticos decidan dejar de hacerles caso? Porque ese día llegará.

Recuerden, home taping is killing music, y también «el reproductor de vídeo doméstico es al productor de cine americano y al público americano lo que el estrangulador de Boston es a la mujer sola en casa«. ¿Cuántos políticos conocen ustedes que apoyen leyes para detener los desastrosos efectos de las casetes y los VHS?

Posted in Uncategorized | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

¿Quieren una guerra que no pueden ganar?

Posted by Krigan en 13 diciembre 2009

En la película «Acorralado» el coronel le pregunta al sheriff que trata de capturar a Rambo «¿quiere una guerra que no puede ganar?». El sheriff contesta «¿Cree que doscientos hombres contra su soldado es una guerra que no vamos a ganar?», a lo cual el coronel le replica que adelante, que siga esa guerra, pero que no se olvide de tener una buena provisión de ataúdes.

Tal vez la industria de contenidos se debiera hacer la misma pregunta con respecto a los internautas que descargan sus obras sin pudor. Sí, ya sé, «Acorralado» es una obra de ficción, pero la Historia está llena de ejemplos de gente muy poderosa que fue a una guerra creyendo que la iban a ganar y la perdieron. Napoleón en España es un ejemplo entre muchos. En consecuencia, toda persona sensata, antes de iniciar un conflicto, debiera preguntarse «¿puedo ganar esta guerra?» y también «si la pierdo, ¿cuánto me va a costar?»

Desde el punto de vista de los internautas, no hay dilema. El internauta siempre tiene como opción el dejar de descargar, lo peor que le puede suceder es que tenga que grabar las canciones de Spotify y las películas de la tele si quiere tener copias permanentes de las mismas. El coste que afronta la industria de contenidos es mucho mayor. Por un lado la animadversión de sus propios clientes, por otro el seguir perdiendo ventas a lo tonto por negarse a la adaptación. Lo peor de todo, sin embargo, puede ser que los ciudadanos acaben percibiendo los derechos de autor como un peligro para la democracia y  el avance tecnológico, y acaben por preferir que no haya derechos de autor.

El internauta puede individualmente elegir no descargar si se ve en riesgo de ser castigado, pero no puede elegir qué es lo que van a hacer los demás. Que las descargas van a continuar es un hecho innegable, en Estados Unidos las discográficas se pasaron 5 años demandando a decenas de miles de internautas, con castigos que se medían en cientos de miles de dólares, y a pesar de ello el uso del p2p siguió aumentando. El fracaso fue tan evidente que las propias discográficas ya hace año y medio que han abandonado esa estrategia.

En consecuencia, el ciudadano no puede evitar que los demás descarguen, de la misma manera que la todopoderosa industria de contenidos tampoco puede evitarlo, ni siquiera con la más salvaje de las represiones, pero hay una cosa que los ciudadanos sí pueden hacer, y es votar. Si se les da a elegir entre perder la democracia y el desarrollo tecnológico, o abolir los derechos de autor, ¿qué cree usted que elegirán?

Naturalmente, la industria de contenidos insiste en que ambas opciones son compatibles, afirman que es posible mantener los derechos de autor tal y como están ahora, y al mismo tiempo mantener la democracia y el progreso tecnológico. Sin embargo, sus propios actos y sus propias peticiones al legislador desmienten tal afirmación. Su propuesta para mantener los derechos de autor consiste precisamente en eliminar todo aspecto de la democracia que les resulte inconveniente y toda innovación que perjudique su obsoleta manera de hacer negocio.

Desde luego, la cuestión no es si la democracia está en peligro, o si lo está el avance tecnológico. Está bastante claro, al menos para mí, qué es lo que el votante elegiría llegado el momento, y no olvidemos que no puede haber derechos de autor sin una ley que proclame tales derechos. De la misma manera que el internauta siempre puede dejar de descargar si se siente amenazado, el ciudadano también tiene siempre la opción de eliminar los derechos de autor.

Por ello yo le pregunto a la industria de contenidos, ¿de verdad quieren una guerra que no pueden ganar? Si es así, adelante, sigan con la guerra, pero no se olviden de tener una buena provisión de ataúdes para todos esos innumerables derechos de autor que serán enterrados tan pronto como los ciudadanos se sientan amenazados.

Posted in Uncategorized | Etiquetado: , , , , | 3 Comments »