La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

Posts Tagged ‘Akamai’

¿De quién es la Red?

Posted by Krigan en 11 julio 2010

Andan los proveedores de Internet lanzando la idea de que deberían estar legalmente facultados para romper la neutralidad de red. Es decir, poder bloquear el acceso de sus usuarios a webs de la competencia, o bien poder cobrarle a las punto-com como Google por el paso de «sus bits» por sus redes, incluso si Google no es cliente de esa teleco. Es como si yo, teniendo teléfono de Telefónica, llamo a alguien que tiene el teléfono con Ono, y Telefónica quisiese cobrarme no sólo a mí, sino también al cliente de Ono.

En este sentido el presidente de Telefónica se descolgó no hace tanto con unas sonoras declaraciones en las que manifestaba su deseo de cobrarle a Google, y su argumento era, como también afirman otros proveedores, que «las redes son nuestras».

Ahora bien, ¿de quién es la Red? ¿Internet tiene propietario? La respuesta corta es «no», la respuesta larga requiere que expliquemos un poco cómo funciona Internet.

Supongamos que un cliente de Telefónica que vive en Valencia conecta con una web californiana llamada Example. Los bits de esta conexión irán, a través de la red de Telefónica,  hasta un nodo neutro llamado Espanix situado en Madrid, allí pasarán a la red de un carrier que los llevará hasta otro nodo neutro situado en la Costa Este de Estados Unidos, de ahí pasarán a otra red de otro carrier que los llevará a la Costa Oeste, y allí, en otro nodo neutro más, pasarán a la red del proveedor de Example, que se los entregará a este. La respuesta del servidor web seguirá el camino inverso.

En otras palabras, Internet no es una red, sino una red de redes. Parte de esas redes son de proveedores como Telefónica, cuyo negocio es dar acceso a Internet. Naturalmente, Example también tiene contratado su propio proveedor, al cual le paga religiosamente su factura de Internet, factura que lógicamente es mucho más elevada que la de un usuario particular. Otra parte de estas redes son de carriers, los cuales, como su propio nombre indica, se dedican a transportar datos de un lugar a otro del planeta, y tampoco lo hacen gratis, sino que le cobran a los proveedores por ello.

Todas estas redes, de proveedores y de carriers, están interconectadas a través de los llamados nodos neutros. Tales nodos neutros suelen ser propiedad compartida de las telecos conectadas a ellos, o bien de un tercero que cobra por la interconexión. Entonces, si todo el mundo está cobrando la parte que le toca, ¿dónde está el problema?

No hay ningún problema, y sí muchas ganas de quedarse con el dinero de los demás sin ninguna justificación. Sin embargo, lo más interesante de esta cuestión es que una misma empresa puede ser su propio proveedor, y también su propio carrier. Volvamos a las palabras del presidente de Telefónica. Hablando de cobrarle a Google dijo «las redes son nuestras». ¿Seguro? Resulta que uno de los carriers conectados a Espanix no es otro que… Google.

En otras palabras, de los 9.700 kilómetros que hay entre Valencia y el servidor de Google en California, una conexión de un internauta valenciano a Google recorrerá 350 kilómetros por la red de un proveedor español (Telefónica, Ono, o el que sea), y 9.350 kilómetros por la red del propio Google. En consecuencia, ¿seguro que la red es de Telefónica? En realidad un glorioso 96% de la distancia lo lleva Google.

Ahora bien, ¿qué pasa si el internauta valenciano está conectando a Yahoo en lugar de Google? Entonces del tranporte de esos datos se encarga una empresa llamada Akamai, que también está conectada al nodo neutro de Espanix en Madrid. A título de curiosidad añado que el enlace de Google con Espanix es de 10 gigabits, y el de Akamai es de un gigabit.

Lo importante es que el famoso «las redes son nuestras» se queda en un «la red de los clientes de Telefónica es de Telefónica, y esos clientes se pueden pasar a Ono cuando quieran». Resulta que Ono también está conectado a Espanix, lo mismo que cualquier otro proveedor español mínimamente importante.

Aquellos lectores que ya conozcan cómo funciona Akamai tal vez encuentren que el cálculo de las distancias puede ser engañoso. Akamai tiene un montón de servidores caché repartidos por todo el mundo, servidores que mantienen copias de las webs de sus clientes, así que cuando un internauta valenciano conecta con la web de Yahoo, eso no quiere decir que la petición viaje hasta Estados Unidos y la respuesta haga el camino de vuelta, sino que tal vez los datos los sirva algún servidor caché de Akamai situado en Madrid. El servidor caché de Akamai podría estar situado incluso en Valencia, dado que Akamai tiene un buen número de servidores caché situados dentro de las redes de los proveedores (antes de llegar al nodo neutro).

Más aún, parece ser que Google cada vez funciona más al estilo de Akamai, y no es la única que lo está haciendo, por lo cual en Internet el hablar de distancias cada vez tiene menos sentido. Sin embargo, subsiste el hecho de que cuando Telefónica le da conexión a Internet a alguien, en realidad le está dando conexión al nodo neutro más cercan0, o a algún servidor caché de Akamai o de Google situado incluso más cerca que el nodo neutro.

En consecuencia, ¿de quién es la Red? La última milla es sin duda de Telefónica, o de Ono, o del proveedor que tengas contratado, pero un poco más allá, tan sólo un poco más, quien está no es Telefónica, sino empresas como Google y Akamai. Son estas empresas las que de verdad han construido su propia red global, las únicas que pueden decir «casi toda la Red es nuestra».

Posted in Uncategorized | Etiquetado: , , , | 5 Comments »