La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

El largo viaje a ninguna parte

Posted by Krigan en 22 enero 2011

Mientras algunos tratan desesperadamente de resucitar la ley Sinde, cabe preguntarse a dónde quiere ir la industria de contenidos. Supongamos que se aprueba tal ley, lo cual es mucho suponer si tenemos en cuenta que hace sólo un mes que nuestro parlamento la rechazó. Pero vamos a suponerlo.

Las webs de enlaces que están en España migrarían al extranjero, y las que están en el extranjero se saltarían el bloqueo sin más que andar cambiando continuamente de IP o de nombre de dominio, según el tipo de bloqueo que se haga con ellas. La nueva IP (o nombre de dominio) se podría difundir incluso por Twitter. ¿Empezamos a cancelar cuentas de Twitter? ¿Empezamos a eliminar listas de correo? Pero sigamos suponiendo. Supongamos ahora, contra toda lógica, que tanto cambio frecuente de IP y de nombre  de dominio hace que estas webs pierdan muchos usuarios y que dejen de existir.

Naturalmente, esto no iba a impedir que se siga usando el p2p. El emule y otros programas p2p incorporan su propio sistema de búsqueda, usar las webs de enlaces es una conveniencia, no una necesidad,  y una conveniencia muy relativa, además. Cuando yo usaba el amule (versión para Linux del emule) en realidad nunca usaba estas webs, hay muchísimos usuarios del p2p que nunca las han usado.

Hagamos ahora la mayor suposición de todas, que mediante otra nueva ley consiguen cargarse el p2p. Es sin duda una suposición muy temeraria, llevan ya 11 años tratando de cargarse el p2p de todas las maneras posibles, legales e ilegales, y siempre el fracaso ha sido su único logro. Las propias discográficas están ya diciendo que la ley francesa Hadopi no está funcionando, que es exactamente lo que muchos dijimos desde el principio que iba a suceder. Sin embargo, supongamos que esta vez lo consiguen, que algún experto informático como Alejandro Sanz inventa la manera de cargarse el p2p.

En realidad no cambiaría gran cosa, seguiríamos teniendo el f2f (p2p entre amigos) a nuestra disposición. Pero vayamos más allá, supongamos que cierran Internet. ¿De verdad creen que conseguirían algo? Puedo comprarme un disco duro externo de un tera (mil gigas) por 70 euros, ir a casa de un amigo, copiar a su ordenador 100.000 canciones, copiar de su ordenador las otras 100.000 que tenía él, y volver el mes siguiente a por más. El verdadero problema acaba por ser qué hacer con tanta canción, ¿las escucho al menos una vez?

Claro está que esto es tan sólo especular. Nadie va a cerrar Internet, ni tampoco nadie va a cargarse el p2p, 11 años de represión han demostrado sobradamente que esto es imposible. Lo que está en juego no es Internet, ni tan siquiera el p2p, sino la integración de la mal llamada piratería con la Web. Buscas “La cría del melocotón africano” en Google, y te sale una web que lo tiene, o que lo enlaza, el enlace lo mismo puede ser un elink del emule que un enlace a Megaupload o Megavideo.

El programa p2p (o el gestor de descargas directas) lo mismo puede ser un plugin del navegador que un programa aparte que el navegador abra al pulsar sobre el enlace. Ahora suele ser un programa aparte, en el futuro será un plugin. Ahora suele ser descarga, en el futuro será streaming. Así, mientras la industria de contenidos prosigue su largo viaje a ninguna parte, nosotros seguimos avanzando hacia el futuro.

Anuncios

4 comentarios to “El largo viaje a ninguna parte”

  1. Pues sólo sale un resultado. Adivina cuál ;D
    http://www.google.es/search?q=%22La+cr%C3%ADa+del+melocot%C3%B3n+africano%22&ie=utf-8&oe=utf-8&aq=t&rls=org.mozilla:es-ES:official&client=firefox-a

  2. Desgraciadamente, Krigan, no es solo la industria de contenidos la que quiere ir a alguna parte…

    Por supuesto, les viene bien, muy bien, asegurarse como sea la expansión de su pastel…

    … pero aún así, ese pastel no es más que la zanahoria que les ponen algunos para moverlos como caballo de Troya en las maniobras de defensa de aún otro pastel:

    Estimado compañero/a Internauta y/o Creador:

    A mí es que se me cae el alma al subsuelo… ya no se si llamar al
    personal meramente ingénuo, o si pensar que la industria farmacéutica no
    solo se ha inventado la castración química, sino también la lobotomía
    química.

    Si es que ya da hasta miedo mencionar algo sensato, porque se aprovecha
    antes el adversario.

    Hace días que publiqué lo siguiente como comentario en el blog de
    Enrique Dans y en el de David Bravo:

    “¿Y si en todo esto… la SGAE y compañía, aunque obtiene una zanahoria…
    no fuera más que un oportuno tonto útil?

    Otra síntesis de más amplio espectro, sobre cuya lógica quisiera una
    opinión más informada:

    Hay un detalle que se nos escapa, y no el menos importante… ¿quién
    actuaría como la parte denunciante en caso de proceder acciones, ya sean
    administrativas o judiciales contra una página web supuestamente
    infractora de derechos de propiedad intelectual?

    Hasta ahora la parte actora, y que se jugaba sus cuartos bajo su
    responsabilidad, es el presunto derechohabiente o en su nombre alguna
    asociación privada encargada de la defensa de sus derechos. Si no les
    dan la razón… ¿para quién los gastos y eventualmente el marrón de una
    indemnización? Para el que pretendía tener derechos.

    Si ahora la iniciativa la tiene la famosa comisión… aparte de la
    facultad (¡y el peligro!) de invertir la presunción de inocencia,
    agravando las posibles responsabilidades e indemnizaciones… si les dan
    la razón todos los beneficios son para el derechohabiente titular de los
    derechos de propiedad intelectual.

    PERO, Y ES UN GRAN PERO…

    ¿Quién se come el marrón, presuntamente tremendo, si no les dan la razón
    cuando un vapuleado propietario de una página web tiene los cojones de
    defenderse hasta el final?

    ¿El supuesto propietario pasivo de los supuestos derechos infringidos?
    ¿o los sufridos presupuestos generales del estado que alimentamos todos
    con nuestros impuesto?

    Si paga el estado…

    1) A los legítimos propietarios de derechos infringidos les viene
    estupendamente.

    2) A los falsos propietarios de falsos derechos infringidos les viene
    estupendamente.

    3) AL GOBIERNO DE TURNO LE VIENE ESTUPENDAMENTE poder censurar por todo
    el tiempo que pueda alargar el procedimiento LO QUE LE DE LA GANA,
    aunque sea sin razón justificable aparente… pagan los presupuestos
    generales del estado a aquellos que tengan los cojones de insistir hasta
    el final. O sea que un grupo restringido usará todo el peso de la
    maquinaria de estado para FRAUDULENTAMENTE favorecer sus intereses y los
    de sus amigos… y la factura es para hacienda que somos todos.

    Menudo chollo se montan los corruptos.”

    Como ves … ESE PUNTO 3) … es el único que nos puede salvar hoy, si
    se le da suficiente DIFUSIÓN.

    ¡Ya está bien de jugar al parchís, coño! Que somos adultos.

    Mételo en Facebook, en Twitter, en lo que tengas a mano como vía de
    difusión… que como hoy no arda Troya…

    NingúnOtro
    http://ningunotro.blogsome.com

  3. […] This post was mentioned on Twitter by shoikan and Carlos González, Agustina Piedrabuena. Agustina Piedrabuena said: El largo viaje a ninguna parte http://goo.gl/q29eH …o los intentos por ponerle puertas al campo #leysinde […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: