La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

Sin derecho a juicio

Posted by Krigan en 11 febrero 2010

En Estados Unidos una mujer llamada Jammie Thomas fue condenada por un jurado a pagar casi 2 millones de dólares por bajarse 24 canciones del p2p, 80.000 dólares por canción. Posteriormente el juez redujo la pena por desproporcionada a 54.000 dólares, 2.250 dólares por canción.

Ahora las discográficas han anunciado que recurrirán la decisión del juez. Una indemnización de 2.250 dólares por una canción que cuesta menos de un dólar en iTunes no les parece suficiente. Al igual que el mercader de Venecia, las discográficas quieren su libra de carne.

Para justificar su posición recurren a excusas ridículas, estilo “al demandante no le sale a cuenta demandar si el castigo es tan bajo”, pero tales excusas quedan desmontadas por el hecho de que las discográficas están dispuestas a pactar con la acusada una indemnización menor si esta acepta declararse culpable y cerrar el caso. De hecho, a lo largo de los años las discográficas han aceptado pactar con miles de acusados indemnizaciones en torno a los 4.000 dólares por todas las canciones descargadas.

Entonces, ¿qué andan buscando las discográficas? Lo que andan buscando es la indefensión de los acusados, que estos nunca vayan a juicio, incluso si son injustamente acusados, porque si pierden el caso serán arruinados. Que toda persona que sea acusada por ellos de bajarse alguna canción se vea forzada a pagarles lo que las discográficas pidan, incluso si esa persona es inocente, incluso si no ha manejado un ordenador en su vida, como ha sucedido en algunos casos.

Jammie Thomas fue una acusada muy torpe, usó en Kazaa el mismo apodo que usaba para todo lo demás en Internet y mintió sobre la fecha de sustitución de su disco duro, pretendiendo que ese disco duro en el que no había ninguna canción era el que usaba en las fechas en las que las canciones fueron descargadas.

Por ello fue condenada, porque el jurado la encontró culpable, pero las discográficas saben de sobra que es harto difícil demostrar que una persona concreta se ha bajado una canción. En un domicilio suele vivir más de una persona, a menudo la gente tiene routers wifi abiertos o pobremente protegidos, y también hay otras posibilidades de inocencia. El demandado es simplemente el titular de la conexión, puede ser incluso que nunca conecte a Internet. De hecho, en Estados Unidos ha habido un buen número de absoluciones en estos casos.

Por ello las discográficas quieren condenas sin juicio. Quieren un sistema en virtud del cual ellas acusan a alguien (el titular de la conexión), y ese alguien tiene que pagar lo que le pidan o correr el riesgo de ir a la quiebra. En definitiva, no quieren que los internautas tengamos derecho a juicio, no vaya a ser que los jueces nos declaren inocentes.

Anuncios

Una respuesta to “Sin derecho a juicio”

  1. Josep said

    LAs discograficas, los editores en general, tienen tanto miedo que no dudan en practicar la intimidación.

    Se trata de un tema muuuuuy peliagudo en el que va a ser muy dificil ponerse de acuerdo.

    De todas formas, considero inaceptable que se castigue al que hace una descarga y en cambio no se aplique la mmisma regla al que coloca el enlace para su descarga. Me recuerda mucho al tema del tabaco, está prohibido fumar porque es fatal para la salud, pero no es ilegal adquirirlo.

    1 saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: