La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

¿Quieren una guerra que no pueden ganar?

Posted by Krigan en 13 diciembre 2009

En la película “Acorralado” el coronel le pregunta al sheriff que trata de capturar a Rambo “¿quiere una guerra que no puede ganar?”. El sheriff contesta “¿Cree que doscientos hombres contra su soldado es una guerra que no vamos a ganar?”, a lo cual el coronel le replica que adelante, que siga esa guerra, pero que no se olvide de tener una buena provisión de ataúdes.

Tal vez la industria de contenidos se debiera hacer la misma pregunta con respecto a los internautas que descargan sus obras sin pudor. Sí, ya sé, “Acorralado” es una obra de ficción, pero la Historia está llena de ejemplos de gente muy poderosa que fue a una guerra creyendo que la iban a ganar y la perdieron. Napoleón en España es un ejemplo entre muchos. En consecuencia, toda persona sensata, antes de iniciar un conflicto, debiera preguntarse “¿puedo ganar esta guerra?” y también “si la pierdo, ¿cuánto me va a costar?”

Desde el punto de vista de los internautas, no hay dilema. El internauta siempre tiene como opción el dejar de descargar, lo peor que le puede suceder es que tenga que grabar las canciones de Spotify y las películas de la tele si quiere tener copias permanentes de las mismas. El coste que afronta la industria de contenidos es mucho mayor. Por un lado la animadversión de sus propios clientes, por otro el seguir perdiendo ventas a lo tonto por negarse a la adaptación. Lo peor de todo, sin embargo, puede ser que los ciudadanos acaben percibiendo los derechos de autor como un peligro para la democracia y  el avance tecnológico, y acaben por preferir que no haya derechos de autor.

El internauta puede individualmente elegir no descargar si se ve en riesgo de ser castigado, pero no puede elegir qué es lo que van a hacer los demás. Que las descargas van a continuar es un hecho innegable, en Estados Unidos las discográficas se pasaron 5 años demandando a decenas de miles de internautas, con castigos que se medían en cientos de miles de dólares, y a pesar de ello el uso del p2p siguió aumentando. El fracaso fue tan evidente que las propias discográficas ya hace año y medio que han abandonado esa estrategia.

En consecuencia, el ciudadano no puede evitar que los demás descarguen, de la misma manera que la todopoderosa industria de contenidos tampoco puede evitarlo, ni siquiera con la más salvaje de las represiones, pero hay una cosa que los ciudadanos sí pueden hacer, y es votar. Si se les da a elegir entre perder la democracia y el desarrollo tecnológico, o abolir los derechos de autor, ¿qué cree usted que elegirán?

Naturalmente, la industria de contenidos insiste en que ambas opciones son compatibles, afirman que es posible mantener los derechos de autor tal y como están ahora, y al mismo tiempo mantener la democracia y el progreso tecnológico. Sin embargo, sus propios actos y sus propias peticiones al legislador desmienten tal afirmación. Su propuesta para mantener los derechos de autor consiste precisamente en eliminar todo aspecto de la democracia que les resulte inconveniente y toda innovación que perjudique su obsoleta manera de hacer negocio.

Desde luego, la cuestión no es si la democracia está en peligro, o si lo está el avance tecnológico. Está bastante claro, al menos para mí, qué es lo que el votante elegiría llegado el momento, y no olvidemos que no puede haber derechos de autor sin una ley que proclame tales derechos. De la misma manera que el internauta siempre puede dejar de descargar si se siente amenazado, el ciudadano también tiene siempre la opción de eliminar los derechos de autor.

Por ello yo le pregunto a la industria de contenidos, ¿de verdad quieren una guerra que no pueden ganar? Si es así, adelante, sigan con la guerra, pero no se olviden de tener una buena provisión de ataúdes para todos esos innumerables derechos de autor que serán enterrados tan pronto como los ciudadanos se sientan amenazados.

Anuncios

3 comentarios to “¿Quieren una guerra que no pueden ganar?”

  1. loge said

    Lo que no sé si te has planteado es que ocurriría si la industria de contenidos pierde completamente la batalla. Como en general a casi todos nos gusta ganar dinero a cambio de nuestro trabajo, veo muy poco probable que se generen contenidos, o al menos contenidos de calidad, si no se obtiene dinero por ello. Me gustaría saber quien será beneficiado, una vez se lleve hasta el final las consecuencias de una batalla de ese tipo.

    Que conste que no tengo nada que ver con la producción de contenidos de ninguna clase. Al revés, como hacemos todos, lucho por mi propio beneficio y trato de conseguir las cosas lo más baratas que sea posible, y a ser posible gratis, pero mi sentido ético me impide tratar de justificarme, confundiendo verdugos y víctimas.

    • Krigan said

      ¿Vienes de otro planeta? Si no, no me explico que no hayas oído hablar de los conciertos ni de los cines, ni tampoco de los canales de tv y radio que emiten gratis con anuncios, ni siquiera de Spotify.

      Así que no confundamos las cosas, por favor. Es una mala idea que la industria de contenidos se dedique a atacar a sus propios clientes, pero eso no implica que sea imposible hacer negocio sin atacarlos. Yo nunca he necesitado que la industria del cine me convenza (ni aún mucho menos me amenace) para ir al cine, ni para ver pelis en la tele.

  2. Trackback said

    Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: