La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

Réquiem por un monopolio

Posted by Krigan en 10 noviembre 2009

No dejan de ser curiosos ciertos conceptos sobre el bien y el mal, y sobre la supuesta propiedad (intelectual) del autor. La primera ley de derechos de autor todavía no ha cumplido 3 siglos desde que entró en vigor, y tales leyes no empezaron a existir en todos los países del mundo al mismo tiempo, pero algunos nos aseguran que está mal copiar y descargar, y que estamos violando la propiedad del autor.

Si de verdad es un acto malvado el copiar la obra de alguien sin su permiso, o el interpretarla ante un público, entonces toda la Humanidad fue malvada antes de 1710, y en ese año y los siguientes todo el mundo siguió siendo malvado salvo los ingleses.

Y si verdaderamente el derecho de autor es una propiedad, entonces nadie en toda la Humanidad reconoció tal propiedad antes de 1710, y sólo los ingleses la reconocieron tal año. Aunque, curiosamente, sin llamarla propiedad. Se limitaron a llamarla “derecho de copia”. Más aún, era tan poco evidente que tal cosa fuera una propiedad que ni los ingleses ni nadie más en todo el mundo la empezaron a llamar así hasta siglo y medio más tarde.

Lo peor de todo es que la Humanidad sigue siendo malvada, toda la Humanidad, dado que seguimos publicando y comprando los libros de Homero sin permiso de este. Por si esto fuera poco, vemos sin pudor La Sirenita a pesar de no tener permiso de Hans Christian Andersen. Incluso los ingleses lo hacen.

Una vez desmontada la propaganda falaz, propaganda sostenida únicamente por la fuerza del dinero, pero no por la fuerza de la razón, podemos empezar a hablar en serio de problemas reales que requieren soluciones reales. Es un problema real que el autor debe tener un medio de ganarse la vida, que a fin de cuentas para eso es para lo que se inventaron los derechos de autor.

Lo que ha habido hasta ahora es el monopolio del autor sobre su obra, en esto ha consistido siempre el derecho de autor. ¿Es esta una buena solución? Los monopolios son siempre malos para todo el mundo menos para el monopolista, pero el problema de si la sociedad ha de soportar los males del monopolio por el bien del autor es ya un problema obsoleto. Ya no hay monopolio, está definitivamente roto. Si el monopolio siguiera existiendo, ni siquiera estaría escribiendo este texto, ni ustedes lo estarían leyendo. Si estamos aquí, hablando de a ver qué hacemos con los derechos de autor, es precisamente porque el monopolio ya no existe.

¿Alguien tiene alguna idea para restaurar el monopolio? Que la proponga, y los demás podremos estudiarla y opinar si es buena idea. De momento, la única propuesta que hay consiste en desconectar a los internautas sin juicio previo, a instancia de parte, sin pruebas, y sin respetar la presunción de inocencia. Sin embargo, esta no sólo es una solución inútil, es también inaceptable. Somos muchos los ciudadanos que no estamos dispuestos a cargarnos algunos de los más básicos principios del sistema legal tan sólo por intentar en vano restaurar algo que es malo para toda la sociedad, en beneficio de una pequeña minoría.

¿Entonces? ¿Cómo le damos a los autores un medio de sustento? Desde luego, no va a ser mediante un monopolio sobre la obra. Si hay algo que está claro es que el cadáver no va a resucitar. Por ello es necesario un cambio radical de mentalidad en nuestros legisladores. La solución a un monopolio roto no es más monopolio roto, la única solución posible consiste en basar el derecho de autor en algo distinto. Puede ser un privilegio comercial como que los derechos de autor sólo se apliquen cuando hay ánimo de lucro, o puede ser otra cosa, pero lo que no puede seguir siendo es lo que ha sido hasta ahora, un monopolio sobre la obra, porque tal monopolio es ya imposible.

Nos dicen que el negocio se hunde, pero tan sólo se está hundiendo lo que se tiene que hundir. La asistencia a los conciertos está subiendo, la asistencia a los cines también. Spotify está siendo un gran éxito, lo mismo que otros negocios que ofrecen contenidos en Internet. iTunes incluso vende copias, oiga usted, y le va muy bien. El negocio no muere, tan sólo se transforma. Lo único que ha muerto es el monopolio, y cuanto antes celebremos el funeral y pasemos a otra cosa, tanto mejor.

Anuncios

5 comentarios to “Réquiem por un monopolio”

  1. krusty.ar said

    Vuelvo a poner el link que puse por error en otro post:
    http://lessig.blip.tv/file/2827842/

  2. […] – Réquiem por un monopolio « La guerra de los bits ¿Entonces? ¿Cómo le damos a los autores un medio de sustento? Desde luego, no va a ser mediante […]

  3. […] esta clase de leyes persigue un objetivo central: la criminalización de todo aquel que se atreva a romper el monopolio. El objetivo de la 25.446 fue incorporar a los editores como sujetos legales con derecho a hacer […]

  4. […] clase de leyes persigue un objetivo central: la criminalizació n de todo aquel que se atreva a romper el monopolio. El objetivo de la 25.446 fue incorporar a los editores como sujetos legales con derecho a hacer […]

  5. […] esta clase de leyes persigue un objetivo central: la criminalización de todo aquel que se atreva a romper el monopolio. El objetivo de la 25.446 fue incorporar a los editores como sujetos legales con derecho a hacer […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: