La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

Evolución en el intercambio de música

Posted by Krigan en 17 julio 2009

Una encuesta publicada recientemente sobre los hábitos de consumo de música en Gran Bretaña ha puesto de manifiesto algunos datos que me han llamado la atención. La encuesta es muy amplia, trata diversas cuestiones, pero lo que me ha llamado la atención han sido los porcentajes sobre los diferentes sistemas de intercambio de canciones. Resulta que el intercambio de ficheros en Internet no ocupa la primera plaza, y ni siquiera la segunda.

Según la encuesta, la forma más común de intercambio de música en Gran Bretaña es el “tostado”  (copiado) de CDs, representando el 23% de la actividad de compartición, seguido por el “bluetoothing” (copia de canciones entre móviles, usando Bluetooth) con un 18%, y quedando en tercer lugar el intercambio de ficheros en Internet con un 17%.

Se ha encuestado a gente de un amplio rango de edades, desde los 14 hasta los 64 años (todas con conexión de banda ancha), lo cual podría explicar en parte la hegemonía de las grabadoras sobre el p2p, dado que muchas personas de cierta edad tal vez lo encuentren más cómodo y sencillo, pero aún así sorprende que el método de intercambio de música más usado, con diferencia, sea el buen y viejo intercambio manual de discos.

No me sorprende, por el contrario, el gran auge del intercambio de canciones a través del móvil, era algo que ya me imaginaba que iba a suceder tan pronto como empezaron a popularizarse los móviles mp3. Aún así, su ascenso a la segunda plaza ha sido más rápido de lo que yo pensaba que iba a ser. Además, aunque no tengo cifras que lo respalden, me da la impresión de que esa modalidad de compartición no está tan implantada en España.

Con Internet en tercer lugar, en lo que a intercambio de música se refiere, cabe extraer una conclusión que no va a ser del agrado de las discográficas. Estas están centrando toda su estrategia de represión en Internet, pero la parte del león se la está llevando el intercambio hecho fuera de la Red. Más aún, cuesta trabajo imaginar cómo las discográficas podrían detectar quién lleva un CD “tostado” a casa de un amigo, o quién le está pasando unas canciones a su novia por Bluetooth, una conexión de muy corto alcance, indetectable más allá de unas pocas decenas de metros.

Aunque claro, ya todo esto empieza a importar cada vez menos, si tenemos en cuenta que 2 tercios de los adolescentes británicos están consiguiendo la música de sitios de streaming como Youtube, MySpace, y Spotify. ¿Victoria o derrota para las discográficas? En estos 3 sitios la música es gratis, el usuario puede elegir la canción, esta se puede copiar al disco duro (usando programas especiales), y no lleva DRM, lo cual se aleja un poco de las pretensiones que las discográficas mantuvieron durante casi 10 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: