La guerra de los bits

Derechos de autor en la era digital

Archive for junio 2009

Viviendo una realidad alternativa

Posted by Krigan en 13 junio 2009

Imaginen que viviéramos en una realidad alternativa, en la que Gutenberg no hubiera inventado la imprenta sino la impresora multifunción, una máquina pequeña y barata capaz de copiar libros con un bajo coste por copia.

Los derechos de autor nunca hubieran existido.

¿Por qué iban a existir? Antes de la imprenta, los escribas llevaban milenios copiando libros sin ningún permiso del autor, a veces para uso propio, a menudo para venderles las copias a otros. La función de los escribas fue asumida por los impresores, con sus imprentas caras y voluminosas, capaces de producir copias baratas, pero con el requisito de tener que hacer muchas copias de cada libro para que el coste por unidad sea bajo. De haberse inventado la impresora multifunción en lugar de la imprenta, hubieran sido simples particulares los que hubieran hecho las copias para uso propio, los impresores nunca hubieran llegado a existir.

De hecho, una vez inventada la imprenta, la idea de aprobar los derechos de autor no fue ni  mucho menos ni obvia ni inmediata. Pasaron 2 siglos y medio desde la invención de la imprenta hasta la aprobación de la primera ley de derechos de autor, el Estatuto de Ana de 1710. Si las copias las hubieran hecho los particulares con sus impresoras multifunción, en lugar de los impresores con sus imprentas, todo el mundo hubiera considerado que una ley así era absurda e imposible de hacer cumplir.

Desde luego, es una realidad alternativa. Gutenberg ya hizo bastante inventando la imprenta, en una época en la que no se habían inventado ni la electricidad ni el transistor, ni aún mucho menos los chips ni los CCD. Sin embargo, los hay que pretenden vivir en otra realidad alternativa, en otro mundo igualmente imaginario. En efecto, tan fantasioso es pretender que Gutenberg hubiera inventado la impresora multifunción, como pretender que nunca se ha inventado. La muy verdadera y nada alternativa realidad es que las impresoras multifunción sí que existen, como existen también los lectores de elibros (ebooks), los reproductores de mp3 y los de divx, y por supuesto también los ordenadores personales e Internet.

Los derechos de autor, al menos tal y como están concebidos actualmente, son producto de una limitación tecnológica, pero esa limitación ya desapareció. Si lo que queremos es leer libros, incluso las impresoras multifunción están obsoletas, ahora tenemos elibros. Si lo que queremos es oír música, incluso los reproductores de mp3 están obsoletos, ahora tenemos móviles mp3.

Esta es la realidad, y ni un millón de intereses creados pueden luchar contra ella. Los que se oponen a ello son enemigos del progreso, no merecen otro calificativo. Viven encerrados en el pasado, en una realidad alternativa, hablando de monstruosas pérdidas imaginarias, predicando una moral igualmente imaginaria, la moral que les dicta su propia codicia.

Si no fuesen tan poderosos darían risa y pena a partes iguales. No quieren darse cuenta de que, muerta la gallina, ya no hay huevos por muy de oro que fuesen antes. Son muy poderosos, pero tienen los días contados. La extinción se les acerca, no son nada más que dinosaurios.

Posted in Uncategorized | Etiquetado: , , , | 2 Comments »

Los jueces al rescate

Posted by Krigan en 11 junio 2009

La respuesta gradual (también conocida como ley de los 3 avisos) ha sido herida de muerte. El Consejo Constitucional francés (el tribunal constitucional de allí) ha declarado inconstitucional parte de la ley francesa de los 3 avisos.

Los 2 puntos más importantes de la resolución del Constitucional son que la conexión a Internet no se podrá cortar si no es por resolución judicial, dado que tal corte afectaría al derecho fundamental a la libertad de expresión, y que no se podrá violar la presunción de inocencia, la carga de la prueba recaerá sobre el que acusa, no sobre el acusado.

En realidad no hay aquí nada que vaya a sorprender a nadie que se haya leído cualquier constitución de cualquier país democrático, en todas las democracias se protege con especial celo tanto la libertad de expresión e información como la presunción de inocencia. Pero es precisamente por esto por lo que esta resolución del Constitucional francés tiene un alcance universal. Los jueces han acudido al rescate y han dejado bien claro que hay ciertas cosas que ni un gobierno ni un parlamento pueden hacer, precisamente porque una de las funciones más importantes de una constitución, tal vez la más importante, es limitar el poder del estado.

La democracia ha ganado, la industria de contenidos ha perdido. La esencia de la respuesta gradual era precisamente el evitar la intervención de los jueces, y que el internauta fuera condenado sin juicio y sin pruebas, a mera petición de la industria de contenidos.

Tratarán de darle la vuelta de muchas maneras distintas. Hablarán de reducir la velocidad en lugar de cortar la conexión, pero esto afecta igualmente a la libertad de expresión y será igualmente un juez el que decida. Propondrán rodeos y vueltas que no soy siquiera capaz de adivinar, pero ni la más fértil de las imaginaciones de los guionistas de Hollywood será capaz de cambiar el hecho fundamental de que será un juez el que decida, el cual exigirá pruebas de culpabilidad.

Esta es ya la tercera estrategia fracasada de la industria de contenidos. Primero demandaron a las empresas creadoras de programas p2p como Napster, pero esto sólo sirvió para multiplicar como setas en un día de lluvia los programas p2p, que pasaron a ser creados en muchos casos por programadores particulares.

Después fueron a por los internautas, mediante una campaña de demandas masivas que fue especialmente virulenta en Estados Unidos. 5 años y 35.000 demandas después se dieron cuenta de que esto tampoco funcionaba, y abandonaron esta segunda estrategia.

Finalmente, agarrándose a un clavo ardiendo, diseñaron un sistema de «justicia» hecho a su medida: yo te acuso, yo te condeno. Es esto precisamente lo que ha tumbado el Constitucional francés, y lo ha tumbado a nivel mundial porque difícilmente se puede concebir que algún otro tribunal constitucional vaya a fallar otra cosa en cualquier otro país democrático.

La pregunta es ¿qué va a hacer ahora la industria de contenidos? Se han quedado sin la que iba a ser su estrategia para los próximos años, así que tendrán que adoptar otra. Tienen ante sí varias posibilidades:

– Dedicarse a vender lo que los clientes desean comprar: entradas de concierto y cine, publicidad en webs de streaming (las cuales están teniendo un gran éxito), descargas rápidas y cómodas (si Rapidshare puede hacerlo, ¿por qué ellos no?), etc.

– Aprovechar lo que ha quedado en pie de la ley francesa (el mero hecho de avisar no ha sido declarado inconstitucional) para montar un servicio de spamming masivo («eres un internauta muy malo») financiado con fondos públicos. El problema para ellos es que más del 99,99% de la población no hace caso al spam. Es más, resulta fácil incluirles en las listas anti-spam.

– Dedicarse al sacapelas. Si ya cobran canon por la copia privada, ¿por qué no otro canon a la conexión? En mi opinión, es por ahí por donde van a tirar. En los próximos meses y años veremos cómo de forma creciente se nos insiste en lo maravilloso que es que se nos cobre a la fuerza por algo que no queremos comprar.

Hagan lo que hagan, una cosa está clara. La represión no funciona, así que ya pueden ir pensando en otra cosa.

Posted in Uncategorized | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Que llegan los godos

Posted by Krigan en 8 junio 2009

Ayer fue un día histórico. Con el 99,98% de los votos escrutados el Partido Pirata sueco obtuvo un escaño en las elecciones al Parlamento Europeo. Consiguieron el 7,1% de los votos suecos, un porcentaje superior al de Izquierda Unida en las 2 últimas elecciones generales.

Es sólo un escaño, pero representa un cambio de importancia fundamental en la escena política. El Partido Pirata sueco defiende la reforma de los derechos de autor, que tales derechos no sean de aplicación para aquellos casos en los cuales no hay ánimo de lucro, y que la duración de los mismos sea de sólo 5 años desde la primera publicación.

Esta reforma, tan necesaria, representa una importante eliminación de la parte más abusiva de los derechos de autor. Es un cambio de marea. Hasta ahora, lo que se debatía en los parlamentos de todo el mundo era la constante ampliación de los derechos de autor: que su duración sea cada vez mayor (leyes Mickey Mouse), que esté prohibido desproteger (DMCA, reforma LPI del 2006), que se extienda el canon a más soportes y dispositivos (también reforma LPI 2006), que el acusado de violar el derecho de autor no tenga presunción de inocencia (ley Sarkozy de este mismo año)… sin olvidar el aumento de las penas, y las redadas policiales sin ningún fundamento legal (Sharemula y otros).

Los parlamentarios ni siquiera se planteaban el disminuir los derechos de autor. Se debatía si se aumentaban o no, y al final tales aumentos eran aprobados, a menudo por casi unanimidad. Absolutamente ningún legislador se proponía reducirlos. Ahora esto se acabó. En uno de los parlamentos más importantes del mundo, el Parlamento Europeo, un héroe solitario alzará su voz y dirá que lo que hay que hacer es justo lo contrario de lo que se ha hecho hasta ahora. Y los demás escucharán, aunque sólo sea por propio interés. Escucharán porque este tipo ha sacado un 7,1% de los votos de su país, porque la mayor parte de sus votos han sido de los jóvenes, porque no escuchar lo que dice puede representar el perder las próximas elecciones.

En Alemania también el Partido Pirata de ese país ha obtenido un resultado mejor de lo que inicialmente esperaban, no es un fenómeno exclusivamente sueco. Para la industria de contenidos esto es como la invasión de los godos, que también venían de Suecia. Desde el lejano Norte una nueva tribu política ha aparecido, ya ha cruzado el Báltico, y amenaza con extenderse hacia el Sur.

Porque, no lo olvidemos, los actuales modelos de negocio de la industria de contenidos no están basados en ofrecerle al cliente lo que este quiera comprar, sino en intentar forzarle a comprar mediante el empleo de toda clase de leyes abusivas. Quítale a la industria estas leyes, y todo su modelo de negocio se viene abajo. A los pobrecitos no les iba a quedar más remedio que adaptarse a las nuevas tecnologías, como cualquier otro hijo de vecino.

No sé lo que se dice esta mañana en los despachos de las discográficas, en los despachos de las productoras de cine y de las editoriales, pero sí sé que la industria de contenidos está en una encrucijada. La condena a los creadores del tracker sueco The Pirate Bay, y la reciente entrada en vigor en Suecia de la ley IPRED, una nueva ley represiva destinada a acabar con el p2p, ha traído como consecuencia una movilización del electorado sueco, especialmente los más jóvenes, y la victoria electoral del Partido Pirata sueco. La industria de contenidos tiene 2 opciones: adaptar su modelo de negocio para no basarlo en la represión, o contemplar el florecimiento por toda Europa de los partidos piratas.

Posted in Uncategorized | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »